Si todo arte, por definición, ofrece un lenguaje universal, el Naif, hace a este lenguaje más diáfano y más directo, más puro y elemental, más cercano al sonido interno de las cosas, puesto que, como señala Kandinsky, "es un cosmos de los seres espritualmente activos"

(Cristobal Lopez Carvajal)

viernes, 14 de mayo de 2010

Juan Borrás

Juan Borras II es uno de los pintores más reconocido del panorama nacional e internacional de la pintura Naif española. Lleva ya 40 años desarrollando su arte, Y es que la característica de su pintura está influenciada en artistas como Bruguel, Bosco o los primitivos holandeses, su obra es de una gran fuerza expresiva, está abierta al paisaje, de extraordinario colorido, compuesto por un sinfín de elementos, es detallista, meticulosa, de contornos muy definidos, y todo ello revestido de un sello, la ingenuidad, y es que la palabra Naif en francés significa ingenuo y la ingenuidad es la base de la pintura de este gran pintor barcelonés, su temática es muy variada, marcada siempre por la naturaleza…

El pinta paraísos soñados, pinta un mundo imaginario casi paradisíaco, plagado de vegetación, una fauna donde los animales conviven en dulce armonía, un mundo pacifico y todos ellos reflejados en diferentes estaciones del año, Otra característica de Borras es que su obra hay que verla con lupa, para poder apreciar los miles de detalles que componen su pintura que es minuciosa y laboriosa .

Su trabajo ha recibido muchos galardones, entre los que destacan, el I Premio del XX Salón de Otoño de Valencia, el I Premio del III Certamen de Artes Plásticas de Alicante, la Mención de Honor de la Exposición Proarte Peinture Naive Europeenne de Morges en Suiza o la Medalla al Mérito Artístico del Ministerio de Información y Turismo de Valencia, etc. Esta es la poética Naif que desarrolla Borras, fresca, espontanea, imaginativa e ingenua.

Luis Zueco)



Él mismo dice, en el libro "Naifs españoles contemporáneos" de Juan Antonio Vallejo Nájera:
"En general pinto todo lo que me gustaría que existiera en la realidad, o sea, creo, en cada obra, un trocito del mundo que yo sueño.
Mi tématica es, en genral, todo lo concerniente a la naturaleza pues creo que es la única verdad pura que aún nos queda. Los que observan una obra mia se darán cuenta, que siempre trato de plasmar en ella la calma y el reposo de los seres vivos, o el movimiento que implica la vida, siempre optimista y alegre.